martes , 7 febrero 2023

Primordial, reconocer el carácter ciudadano de las poblaciones callejeras: El Caracol A. C.

Boletín 286/2009

8 de noviembre de 2009

 

En la ciudad de México urge fortalecer la cultura de salud, de derechos humanos y No Discriminación hacia las poblaciones callejeras, ya que el número de personas en esta situación va en aumento.

Ante los problemas de salud que padecen niñas, niños y jóvenes que forman parte de las poblaciones callejeras debido a la ingesta de drogas, El Caracol A. C. desarrolló el Programa Derecho a la Participación y No Discriminación para Prevenir el Daño Orgánico Ocasionado por el Consumo de Sustancias.

Luis Enrique Hernández, representante de dicha asociación civil y responsable del Programa, afirmó que es una prioridad atender este tipo de problemáticas mediante la promoción de los derechos humanos. Indicó que el 60% de los casos atendidos por consumo de sustancias son hombres y 40% mujeres.

Este proyecto forma parte del Programa de Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal 2009, financiado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol).

Explicó que espacios como éste, buscan atender y ofrecer un servicio de promoción a la salud, para que las y los jóvenes o participantes reciban la información, cuidados y el monitoreo adecuados para su salud, con el objetivo de disminuir los riesgos asociados a la muerte por el uso de sustancias, sobre todo de poblaciones callejeras.

“La etapa de reflexión, sensibilización y acercamiento con los jóvenes siempre es la más difícil, por ello se está siempre en busca de nuevos mecanismos, que le permita a los jóvenes ejercer sus derechos a la salud”, apuntó.

Señaló que el Programa se ha promovido también gracias a la campaña contra la Influenza AH1N1, que permitió a las y los jóvenes entender que todo lo que se hace por la promoción de salud es importante.

“Se ha creado una hoja de gratuidad que sirve como instrumento de monitoreo y que les va a permitir especificar cuando es importante hacerse una revisión médica, evitar una situación crítica que esté afectando su salud por el uso de sustancias particularmente, y para la construcción de un grupo de trabajo dirigido a la creación de una cartilla de salud”, destacó.

Luis Enrique Hernández remarcó que se requieren incluir nuevos elementos y estrategias en la formación de educadores, que vendrán a fortalecer la mirada del ejercicio de derechos humanos.

Enfatizó que las políticas públicas enfocadas a las poblaciones callejeras deben incluir la creación de espacios de salud gratuitos y la formación de médicos en materia de No Discriminación.

“Se necesitan proyectos especializados en uso de sustancias, puesto que sólo en el Distrito Federal existen tres espacios especializados, cuando la problemática es muy grande”, indicó.

El elemento primordial de este enfoque, sostuvo, es el reconocimiento del carácter ciudadano de las poblaciones callejeras, para que accedan a la salud como cualquier otro ciudadano.

“Hay que darle la relevancia al trabajar con un grupo de personas que viven en exclusión, hacer una atención personalizada, políticas publicas que permitan hacer visible la necesidad de mejorar y cambiar la mirada de atención y acompañamiento con esas poblaciones”, finalizó.

El Caracol A. C.

El Caracol es una asociación civil con 15 años de atender a poblaciones callejeras, niños, niñas y adolescentes, en situación de riesgo, basada en la participación protagónica y el ejercicio de los Derechos de la Infancia, reflejada en la investigación, desarrollo y socialización de propuestas de intervención, así como material educativo.

Busca, que en 18 meses un participante, desarrolle habilidades laborales que le permitan una vida independiente. Por ello ha creado los siguientes programas:

– SOS en las calles. Realiza el acompañamiento desde la calle, baldíos o coladeras con estrategias para evitar conductas de alto riesgo de muerte y el desarraigo de las calles.

– Casa Transitoria. Espacio de atención personalizada, donde a través del desarrollo humano, el alejarse de las calles y del consumo de sustancias son una posibilidad real.

– Padres y Amigos. Programa comunitario orientado a estilos de vida saludables, tanto en el ámbito familiar, como comunitario, basados en el alejamiento de la violencia, delincuencia y drogas, a través del apego familiar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *