Sitios de Interés
Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en el XX Aniversario de “Édnica”, IAP

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, en el XX Aniversario de “Édnica”, IAP

Transcripción 22/2009
20 de noviembre de 2009

Pregunta (P): El rostro de la ciudad de México, nos hemos acostumbrado. Se habla ya de una tercera generación de niños de la calle ¿qué es lo que tienen ustedes?

Doctor Luis González Placencia (LGP): Efectivamente, en la Comisión se ha documentado la gravedad que tiene la situación de la infancia en situación de calle, y de ahí que hemos estado trabajando ahora con algunas organizaciones, por ejemplo, El Caracol, para preparar un Informe Especial. Sabemos que hay datos poco objetivos, hay algunos cálculos que ha hecho el propio Caracol, pero es importante generar datos que nos den una idea clara de cuál es la magnitud del problema. Como bien dice, ya estamos hablando de generaciones. En otros momentos yo he dicho que la presencia de estos niños en la calle, ya de suyo es una demostración de violaciones a sus derechos, ya su existencia es una demostración de que el Estado no ha sido eficiente para prevenir que aumenten estas poblaciones. Lo que hay que cuidar es que las políticas públicas que están pensadas para atenderlos no los revictimicen. De ahí que es importante crear una política de Estado que se centre en sus derechos, y no tanto en una visión asistencial o caritativa. No se trata de darles lo que se pueda, sino de garantizarles el acceso a sus derechos.

P: La políticas actuales ¿las considera suficientes?

LGP: No. Me parece que hay que trabajar mucho más todavía Hay que incorporar el enfoque de derechos, esto es muy importante, porque las políticas actuales a veces tienen tintes, que nosotros hemos documentado, por ejemplo, en una Recomendación reciente dirigida a la Delegación Cuauhtémoc, de limpieza social. Aunque el concepto es un concepto fuerte, es un concepto duro, tiene la intención de llamar a la reflexión de este caso de la Delegación y de las demás instancias gubernamentales, de que no se trata simplemente de reubicar a estas poblaciones, no se trata de colocarlas en otro lado, porque de todas maneras regresan. Se trata de cubrir todos sus derechos, para que haya posibilidades efectivas de incluirlos.

P: ¿En este caso, el gobierno del Distrito Federal está vulnerando los derechos de estos niños y niñas que viven en la calle?

LGP: Yo diría que son las condiciones sociales en las que vivimos, no solamente en la capital.

P: ¿El Gobierno tiene la responsabilidad?

LGP: Tiene la responsabilidad de garantizar que sus derechos sean satisfechos. También hay una corresponsabilidad de la Sociedad Civil, en esto hay que ser muy claros. Lo que vemos por ejemplo en la presentación del libro que ahora se comentó, es que hay una actitud, por lo pronto, de ignorancia del problema, de la magnitud del problema, de normalización del problema. Hay que hacer emerger este problema, hacerlo visible, para tener condiciones de trabajar. Es un tema que tiene que ver con las obligaciones del gobierno de la ciudad para garantizarle sus derechos, pero también con las posibilidades que tiene la sociedad civil de crear redes de soporte, para generar inclusión.

P: ¿A qué están expuestos los niños que están en la calle? En este caso hablan de adolescentes embarazadas que son rechazadas en centros de salud. Hay una denuncia de que dan a luz en plena calle.

LGP: Las violaciones a las que estamos expuestos todos y todas se magnifican cuando hablamos de poblaciones callejeras, y todavía más, cuando estas poblaciones… estamos hablando de niñas, niños y adolescentes, por supuesto que están expuestos a problemas de salud; están expuestos ya de entrada, a la exclusión generada al Derecho a la Educación; están expuestos a la explotación laboral, a la Explotación Sexual Comercial Infantil, es decir, hay una cantidad importante de riesgos que se agravan, por el hecho de ser parte de estas poblaciones callejeras.

P: Algunos vecinos de Artículo 123 han dicho que así como se tienen que respetar los derechos de las personas que viven en esa calle, en la calle, también se debe respetar el derecho que tienen ellos de vivir con tranquilidad cuando estas personas están provocando que haya violencia, ¿qué le respondería a los vecinos?

LGP: Efectivamente hay una obligación también por parte del Gobierno de la ciudad y atender las necesidades de los vecinos, no se puede plantear sobre todo en este caso de poblaciones callejeras las cosas en blanco y negro, no se trata de garantizar los derechos de unos para violar los de otros. Ahí hay que apelar por supuesto a la corresponsabilidad, desde luego que hay que generar condiciones para que estos jóvenes que viven en esa zona encuentren otras opciones. Pero no es un tema de quitarlos de ahí, porque genera malestar en la zona. Se trata de establecer cuáles son los derechos de ellos que han sido violentados, cómo el Estado se los debe restituir, desde luego eso en diálogo con los vecinos, con las vecinas, eso me parece ciertamente una necesidad que hay que cubrir.