Sitios de Interés
Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, después de la presentación del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal a Organismos Públicos Autónomos de la ciudad de México.

Entrevista al Presidente de la CDHDF, Luis González Placencia, después de la presentación del Programa de Derechos Humanos del Distrito Federal a Organismos Públicos Autónomos de la ciudad de México.

Transcripción 15/2009
11 de noviembre de 2009

Pregunta (P): Nuevamente sale a relucir el tema de la regulación de las marchas con la movilización de este día del SME…

Doctor Luis González Placencia (LGP): Ese es un tema que tiene el interés de la Asamblea Legislativa, sobre todo en la IV Legislatura como se sabe; y para la Comisión ha sido de la mayor importancia tratar de armonizar los derechos que tienen las personas que se están manifestando ahora por razones que ellos consideran justas y legítimas, y el derecho que tiene la ciudadanía para transitar libremente por la ciudad.

P: ¿Pero deben legalizarse las marchas?

LGP: Ese es un tema que está a debate. Lo que consideramos nosotros es que es importante encontrar mecanismos que permitan armonizar estos dos derechos. Entonces hay que saber si la regulación conviene efectivamente a la armonización, o si hay otros mecanismos que pueden tomarse en cuenta, repito, de política pública por ejemplo, para que el ejercicio de un derecho no estorbe al ejercicio de otro derecho.

P: Este linchamiento que se está dando a nivel mediático, por ejemplo con las marchas que se están realizando en este momento, ¿cómo lo verían desde la perspectiva de derechos humanos?

LGP: Yo creo que es importante aquí para quien está ejerciendo su derecho a expresarse libremente hacerlo dentro de los cauces de legalidad. Parte de la molestia, del enojo que se produce, tiene que ver con actos en los que quienes se manifiestan, no me refiero necesariamente a lo que está aconteciendo el día de hoy, pero lo que ha acontecido en otros momentos, está relacionado con actos que transgreden la ley. Entonces aquí es muy importante que quienes se manifiestan lo hagan con apego estricto a la legalidad.

P: ¿Entonces bloquear una artería o todo esto podría considerarse una violación a la ley, una violación a los derechos humanos de las demás personas?

LGP: No, en los términos en los que entendemos hoy no. Ése es un derecho que se ejerce, es un derecho de presión que ejercen quienes se manifiestan por razones que ellos consideran legítimas. Pero cuando hay agresión, por ejemplo cuando hay motivación para que la policía intervenga de manera violenta, ahí es en donde se presentan problemas ya con la ley que es imprescindible evitar.

P: ¿Y sobre este linchamiento mediático, doctor?

LGP: En mi opinión es que en este momento tenemos que llamar a la cordura, tenemos que llamar a la sensatez, tenemos que llamar a la no violencia, eso es fundamental, de todos los sectores que están ahora involucrados en el problema.

P: Doctor, ¿pero sí se están violando los derechos de los habitantes de la ciudad?

LGP: Ahí lo que es necesario es que el Gobierno de la ciudad tome las medidas necesarias para que la gente sepa de antemano por dónde entonces puede ejercer libremente su derecho. No se puede evitar eso por la fuerza, ni tampoco se puede limitar un derecho legítimo para la realización de otro derecho. Lo importante aquí es buscar los mecanismos de armonización.

P: ¿Qué instancia será la encargada de buscar estos mecanismos, cuando durante mucho tiempo se ha hablado de la reglamentación de las marchas y no se ha hecho nada?

LGP: Eso toca por supuesto al Gobierno de la ciudad, que es el que debe diseñar los mecanismos de vialidad, de tránsito, de regulación, dentro de la ciudad para que la gente conozca de antemano qué arterías van a estar bloqueadas, y para que pueda también hace cálculos en términos de lo que eso significa para su libre tránsito. Y por supuesto a quienes ejercen este derecho, que también asuman la responsabilidad de minimizar las molestias que el ejercicio de este derecho le va a ocasionar a otros ciudadanos y ciudadanas.

P: Doctor, yo le quiero preguntar del Programa de Derechos Humanos, se habla de líneas de acción de corto, mediano y largo plazo, pero, ¿cuándo podremos ya empezar a ver los primeros resultados?

LGP: Bueno, el interés de la Comisión y del Comité Coordinador del Programa es que iniciemos cuanto antes. Por supuesto eso depende de la liberación del presupuestos, y en algunos casos, la Comisión por ejemplo, ya ha iniciado el trabajo relacionado con las líneas de acción con las que estamos nosotros involucrados. Es el caso de algunas otras instancias también. Seguramente habrá que fijar un periodo para empezar a ver resultados. Como se sabe ahora está en discusión la creación de un mecanismo de evaluación y seguimiento del Programa que establecerá un calendario, que establecerá criterios, y a partir del cual será ya posible conocer resultados.

P: ¿En su opinión cuáles deben ser esos criterios para garantizar esa evaluación, ese seguimiento a las líneas?

LGP: Justamente hay grupo de expertos que en este momento está trabajando en esos criterios. Pero el tema, como ustedes han visto, el Programa incluye más de 2 mil líneas de acción. Es importante aquí saber cómo se van a llevar a cabo y cuáles van a ser los indicadores para poder medir la eficiencia de esas líneas de acción. Por eso convocamos a un grupo de expertos, y una vez que ese grupo de expertos tenga un documento terminado seguramente lo haremos del conocimiento público.

P: ¿Y si no se da este presupuesto limitaría un poco este Programa?

LGP: Naturalmente la ausencia de presupuesto es una limitación importante para la realización del Programa. Ahora estamos pendientes de que se establezca cuál es el monto del presupuesto para el Distrito Federal, y a partir de ahí habrá que discutir la manera en la que ese presupuesto tendrá que ser aplicado.

P: ¿No corre el riesgo este Programa al decir que ya no se hizo nada y que quedó finalmente como un buen documento, como decía Jacqueline L´Hoist?

LGP: Hay elementos ahora que nos permiten suponer que eso no va a ocurrir porque elPrograma se está incorporando a los Programas Operativos Anuales de cada una de las instancias. Entonces el presupuesto que va a pedir cada organización ya está previendo la realización de las medidas de acción que le corresponden. Entonces naturalmente habrá que ajustarse a la cantidad que se asigne a cada instancia, pero hay un mínimo asegurado que permitirá la realización del Programa a partir del siguiente año.

P: ¿Habrá la creación de algún Informe Especial o alguna queja con respecto a las marchas en el Distrito Federal, al Gobierno del Distrito Federal por la falta de actuación de información que se da a los ciudadanos en el momento en que se van a realizar las manifestaciones?

LGP: Por la naturaleza del problema ahora, que tiene que ver con las autoridades federales, nosotros no tenemos competencia para iniciar una queja en ese sentido; sin embargo, sí estamos y ahora mismo tenemos desplegado un operativo con más de 20 Visitadores Adjuntos que están atentos a que no se realicen acciones violentas por parte de las autoridades del Gobierno de la ciudad. Naturalmente, sí es un tema que nos ha preocupado. Habrá que establecer si hay condiciones para elaborar un Informe Especial sobre este asunto, y también en colaboración con la Asamblea del Distrito Federal, tratar de incorporar a la agenda legislativa alguna iniciativa sobre este tema.

P: Para las marchas…

LGP: Pues para tratar el asunto, la regulación no siempre es la opción.

P: ¿Cuál será la opción Doctor, porque las autoridades del Gobierno capitalino, parece que ahora ya nada más resguardan las marchas. Ya habido en la mañana agresiones contra compañeros de los medios de comunicación, específicamente TV Azteca, y están protegiendo, porque el Gobierno de Distrito Federal ahora si que resguarda una marcha y se olvida de los derechos de los demás, eso es a lo que nos referimos, más allá de que queramos o no que se haga marcha, de una regulación en la que se actúe como autoridad. ¿Qué puede pasar?

LGP: En este caso, por ejemplo, si hay agresiones, y a eso me refería con transgredir la ley tanto de quienes ejercer el derecho como de quienes están ahora vigilando que las marchas se realicen, si hay agresiones de parte de la autoridad a personas de la sociedad cívil, a periodistas o a los manifestantes, esas agresiones constituyen violaciones a la ley y constituyen violaciones de derechos humanos, entonces yo ahí invitaría es que si hay colegas de ustedes que han sido agredidos que vengan con nosotros, si es la policía del Distrito Federal nosotros atenderemos la queja.

P: …cuando un grupo del número que sea ahorca a la ciudad, ahorca a sus habitantes, tapando las principales arterias de la ciudad…

LGP: Es importante aquí, pues lo que pasa es que es difícil hablar de la vulneración de derechos con motivo del ejercicio de otros derechos. Ahí hay que tener cuidado porque me parece que hay que llamar a la responsabilidad y a la sensatez. Sí es importante que quienes están ahora ejerciendo su derecho sepan cuál es la finalidad que persiguen con las acciones que están llevando a cabo, y que la afectación que producen sea una afectación que esté dirigida de manera efectiva a quiénes pueden resolverle ese problema, y no una afectación que genera consecuencias para otra parte de la ciudadanía que también tiene derecho por supuesto a desplazarse, que también tiene derecho a llegar a donde tiene que llegar sin ser obstaculizada por estas marchas.

P: Doctor, ¿entonces no se puede afectar un derecho con el argumento de que se va a proteger otro?

LGP: Así es, el tema aquí es la integralidad de ambos derechos, y sí hay una obligación del Gobierno de la ciudad de buscar la armonización de esos derechos. Muchas gracias