viernes , 27 enero 2023

Entrevista al Doctor Luis González Placencia, después de la presentación del Programa “VIH/Sida y Derechos Humanos”.

Transcripción 14/2009
10 de noviembre de 2009

Pregunta (P): Doctor, ¿cómo participa la Comisión en este Módulo?

Luis González Placencia (LGP): Bueno, la Comisión va a brindar capacitación e información. La capacitación está dirigida por supuesto a las personas que atienden el Módulo. Estamos viendo la posibilidad de que aquí podamos recoger quejas de manera directa; probablemente por vía electrónica, sin necesariamente requerir que la persona se presente personalmente a ratificar allá. Estamos buscando un mecanismo que brinde protección a las personas y que les genere un contexto en el que puedan presentar sus quejas con libertad. Y a partir de ahí, queremos también que el Módulo nos sirva para identificar otro tipo de violaciones de derechos humanos, no sólo las que están relacionadas con el tema de salud, sino las que tienen que ver con discriminación, particularmente con el entorno laboral. Aunque no tenemos competencia en el ámbito laboral, sí la tenemos cuando hay discriminación; es decir, no podemos intervenir en conflictos laborales, pero si se da el caso de discriminación y, por supuesto, si tiene que ver con el tema de VIH/Sida, nos interesa mucho conocerlo. Entonces, recuerden ustedes que, además de la atención de quejas, nosotros tenemos la posibilidad de hacer los Informe Especiales, que hacemos con toda la información que se recaba y el Módulo nos va a permitir ahora también tener mucha más información. La idea es que también podamos brindar capacitación al personal de las Clínicas, de ésta, por supuesto, y de las demás, y sí es necesario también podemos hacerlo a través del Programa de Promoción a familiares y, en general, a las personas que participan del entorno social de quienes viven con esta enfermedad.

P: ¿Qué tipo de quejas han recibido o cuántas quejas han recibido?

LGP: Treinta y tres a lo largo del año y todas tienen que ver con el tratamiento que se recibe, con quejas sobre el tratamiento en los hospitales. Ahora, eso es relativamente lógico, porque es hasta ese momento, cuando las personas se presentan a recibir el tratamiento, cuando ya tienen desarrollada la enfermedad y entonces es cuando podemos enterarnos de otro tipo de discriminación, pero básicamente son por ahí, todas se están investigando.

P: ¿Hay falta de medicamentos?

LGP: Se está denunciando, sí, falta de medicamento, se están denunciando problemas en el trato con las personas. Hasta ahora, lo que estamos haciendo es investigar para poder determinar si eso efectivamente es real.

P: Doctor, ¿cuál es la situación en los centros de reclusión?, se habla inclusive de una disminución de decesos, ¿eso lo ha detectado la Comisión?

LGP: Estamos trabajando con la Secretaría de Salud y con la Secretaría del ramo, la Penitenciaria, justamente para poder evaluar cuál va a ser el impacto del Programa. Sabemos, tenemos noticias de que el Programa ha sido exitoso, de que efectivamente en otros países se ha solicitado la posibilidad de replicar el Programa, pero nosotros, desde la Comisión tenemos la obligación de verificar que todo esto sea efectivamente cierto. Entonces, haremos una evaluación en algún momento, quizás al finalizar el año, para poder establecer si ha habido o no un avance sustancial y en qué ha consistido en todo caso.

P: ¿Tienen quejas de reos?

LGP: Sí tenemos quejas, no tengo el número, pero son pocas quejas.

P: ¿cuáles fueron los avances después de la reunión con el Delegado de Cuauhtémoc?

LGP: Creo que fue una reunión bastante positiva, que el tema era la aceptación de la Recomendación 23/2009, sobre poblaciones callejeras, y finalmente el Delegado ahí mismo nos notificó que la aceptaría; estaba pendiente de aceptación, ellos habían pedido una prórroga. Nosotros lo que hicimos fue un planteamiento general sobre la perspectiva de la Comisión en torno al trato que se les da a las personas que son miembros de estas poblaciones callejeras y hubo buena disposición del Delegado; él llegó con parte de su equipo y se comprometió a atender la Recomendación. Incluso, se comprometió también a reconsiderar la posibilidad de aceptación de la Recomendación de sexo-servicio que, como ustedes saben, fue rechazada en la administración anterior; la Comisión hizo una solicitud de reconsideración y ayer el Delegado mostró apertura para trabajar en el sentido en el que la Recomendación plantea el tema del sexo-servicio.

P: Hablando de poblaciones callejeras, doctor, en el Programa de Derechos Humanos y también el Diagnóstico se menciona que es una violación a su derecho a la libertad de esta gente que está en las calles, obligarla a ir albergues o a hacerse tratamientos para las adicciones, ¿cuál sería la posición de la Comisión? Entonces, ¿hay que dejarlos morirse ahí o esperar a que se mueran?

LGP: No, hay digamos dos tendencias que son contrarias a los derechos humanos, las dos son generadoras de exclusión: una es la que busca aniquilarlos y otra es la que busca, a través de medidas asistenciales separarlos del entorno social, intervenir en su ser, en su condición. La perspectiva que nosotros impulsamos tiene que ver más con la necesidad de cambiar las condiciones sociales para incluir a estas personas, a partir de la satisfacción de sus derechos. Otras posibilidades, son consideradas por nosotros, así lo dice la Recomendación, como demostraciones de “limpieza social”. Es decir, de lo que se trata no es de quitarlos de donde están, porque “afean” el lugar o porque representan un riesgo o temor para las personas que viven ahí. El reto está en poder satisfacer el derecho a la educación, el derecho a la salud, todos estos derechos que lo que implican es una manera de inclusión en la sociedad, respetando su ser, respetando su condición y evitando actuar de manera tal que lo que parezca es que el problema son ellos. Cuando los llevamos a albergues o cuando los llevamos a estos tratamientos obligatorios estamos enfocándonos en el problema como si el problema fuesen ellos; el problema no son ellos, el problema son las condiciones en las que estas poblaciones surgen. Ya hay una violación de derechos humanos desde el momento en que hay personas en situación de calle.

P: ¿Y cuando ellos no quieren ir?, por ejemplo, al albergue en temporada de frío, que se espera un invierno muy crudo, ¿es bueno dejarlos ahí?

LGP: Se trata de generar un convencimiento para que ellos puedan asistir de propia voluntad. Lo que no puede ocurrir es que nadie te obligue a ejercer un derecho, por supuesto que hay mecanismos para lograr que estas personas, digamos, vean cuáles son las ventajas que tienen al asistir a un albergue, que sepan por ejemplo que eso no significa que se van a quedar ahí, que pueden salir cuando quieran. Todas estas cosas son importantes que la autoridad se las diga para que ellos tengan confianza y puedan acudir. Muchas gracias.