domingo , 21 julio 2024

Leyes que protegen los derechos de la comunidad LGBTTTI podrían convertirse en letra muerta

Boletín 270/2009
23 de octubre de 2009

La organización Programa Interdisciplinario de Investigación Acción Feminista (PIIAF) exhortó a las autoridades a promover las leyes que favorecen los derechos de la Comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti e Intersex (LGBTTTI), ya que de no hacerlo podrían convertirse en letra muerta.

El integrante del PIIAF, Francisco Zárate Rivera, manifestó la urgencia de sensibilizar a este sector poblacional para que se apropie de la normatividad que la beneficia, como la Ley de Sociedad de Convivencia y la Ley de Identidad Sexogenérica.

Enfatizó que estos instrumentos jurídicos no han sido lo suficientemente explicados a la comunidad LGBTTTI, pero sobre todo a sus familiares y amigos.

Por ello, detalló, PIIAF llevó a cabo el “Programa de formación de promotores en derechos humanos y cultura jurídica para la población LGBTTTI del Distrito Federal”, proyecto financiado por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), a través del Programa de Iniciativas Ciudadanas en Materia de Educación y Promoción de los Derechos Humanos en el Distrito Federal 2009.

Explicó que el Programa de formación se realizó desde junio a octubre del presente año y se capacitó a través de talleres a 32 promotoras y promotores comunitarios en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Agregó que el citado proyecto apoyado por la CDHDF e Indesol no sólo se enfocó en un curso de capacitación, sino también abarcó el acompañamiento a familiares y amigos de la comunidad LGBTTTI.

Francisco Zárate Rivera señaló que los problemas encontrados en este ejercicio fueron la homofobia, la discriminación, la indolencia social a temas sensibles sobre agresión y violencia por orientación sexual e identidad sexogenérica y la falta de políticas públicas sobre las problemáticas que aquejan a este sector.

Advirtió que muchos integrantes de la comunidad LGBTTTI rechazan también a las personas que no pertenecen a su grupo poblacional. “Es complicado que las lesbianas platiquen con un gay sobre los derechos humanos y la cultura jurídica por una serie de prejuicios”, subrayó.

Reconoció que la ciudad de México se ha convertido en una entidad tolerante con la diversidad sexual; sin embargo, alertó que aún existen manifestaciones agresivas contra la población LGBTTTI y se les excluye.

“Todavía falta trabajo por realizar para ligar la identidad sexogenérica con el pleno ejercicio de los derechos humanos”, finalizó.