martes , 7 febrero 2023

Falta un censo confiable de organizaciones que atienden a niñas, niños y adolescentes: Thais, Desarrollo Social

Boletín 269/2009
22 de octubre de 2009

La carencia de un censo confiable de cuántas Organizaciones de la Sociedad Civil trabajan con niñas, niños y adolescentes en el Distrito Federal y en el país, así como de las características de la atención que brindan a esta población, es relevante para Thais, Desarrollo Social, beneficiaria del Programa de Fomento a Iniciativas Ciudadanas.

Apoyada por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) y el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), Thais desarrolla el proyecto “Modelo de profesionalización para organizaciones que albergan a niñas, niños y adolescentes en el Distrito Federal”, con el objetivo de poner en manos de estos organismos que atienden a dicha población que está viviendo en esas instituciones, herramientas para el trabajo orientado al desarrollo de habilidades para la vida .

La encargada del Proyecto, Laura Alvarado, explicó que han trabajado durante 17 años con grupos cuyos derechos han sido vulnerados, especialmente la infancia y la adolescencia. Una de sus áreas de operación es la de fortalecimiento institucional, en la cual asesoran a organizaciones para sistematizar metodologías con perspectiva de derechos.

“Nuestra idea es contribuir con las organizaciones para que reflexionen sobre su quehacer teniendo el marco de derechos; y desde ese lugar, analizar si su propuesta educativa está en línea con esa perspectiva. Más allá de la buena intención que tienen las organizaciones de ayudar a las niñas y los niños, no siempre lo hacen desde un lugar apropiado para éstos”, señaló.

Apuntó que han documentado que hay tres tipos de organismos que trabajan con este sector de población, los menos, dijo, son los que están sólidamente constituidos, que tienen patronatos o consejos directivos muy estables, que tienen acceso a recursos nacionales y extranjeros, y que en algunos casos son filiales de instancias en el extranjero, tal es el caso de Casa Alianza, Fundación Pro Niños de la Calle y Programa Niños de la Calle.

Destacó que estos organismos tienen una metodología que han documentado, además de sistemas para evaluar su trabajo, creando una sinergia virtuosa que les permite seguir atrayendo donantes y financiadores; se preocupan por la actualización y la capacitación de sus recursos humanos y la entienden como una inversión.

Añadió que hay otras agrupaciones que están en fase más incipiente de organización, que si bien tienen inquietudes por mejorar su metodología, no tienen la solvencia económica ni los recursos humanos para invertir en capacitación, ni de poder orientar esta metodología a una perspectiva de derechos humanos.

Expuso que estas organizaciones garantizan hasta cierto nivel una atención básica en la que a los niños y las niñas no les va a faltar techo ni comida, van a poder ir a la escuela, es decir, los satisfactores básicos están considerados, los niños y las niñas están cuidados, pero es difícil garantizar que en el tiempo en el que están en una institución puedan desarrollar habilidades para la vida.

“Los niños y niñas pueden pasar desde su más tierna infancia hasta los 18 años en una institución, pero si ésta no tiene claro cómo desarrollar esas habilidades, se queda en una buena alternativa de cuidado, cuando esos jóvenes salgan de la institución enfrentarán la incapacidad de incorporarse integralmente a una sociedad que les va a demandar una serie de habilidades que no han desarrollado”, abundó .

Laura Alvarado refirió que hay otras organizaciones que no se cuestionan lo que hacen y que dicen: “¿qué más quieres que haga, si los cuido, los baño, los mando a la escuela y me ocupo de que hagan la tarea, qué más puede necesitar un niño?” Estas son las organizaciones que más preocupan a Thais Desarrollo Social, “porque tienen claro que su contribución es tener a los niños guardados hasta la mayoría de edad”.

El Proyecto “ Modelo de profesionalización para organizaciones que albergan a niñas, niños y adolescentes en el Distrito Federal” se desarrolla en la sede de la Junta de Asistencia Privada del Distrito Federal (JAPDF), desde el 1° de septiembre pasado y hasta el 15 de diciembre próximo. Serán 80 horas divididas en sesiones semanales de 6 horas. La meta es capacitar a 60 personas de 19 organizaciones.

La CDHDF y el Indesol otorgaron apoyo económico a proyectos educativos y de promoción de los derechos humanos a 23 Organizaciones de la Sociedad Civil, como parte del Programa Fomento a Iniciativas Ciudadanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *